Viernes, 07 de Agosto de 2009 09:45

Reflexiones sobre Hiroshima y Nagasaki en nuestro mundo

por  Agencias**
Vota este articulo
(1 Voto)
El 6 de agosto de 1945 el bombadero norteamericano Enola Gay arrojó una bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Tres días después, el 9 de agosto, otro bombadero arrojo otra bomba atómica sobre la ciudad de Nagasaky. En pocos segundos, ambas ciudades quedaron devastadas. Murieron miles de personas en el acto, logrando un genocidio instantáneo del cual Estados Unidos nunca se retractó.
El Enola Gay, desde donde se lanzó el desastre."La memoria humana tiene una tendencia a disiparse y un juicio crítico a desvanecerse con los años y con los cambios en el estilo de vida y las circunstancias… Estas fotografías seguirán presentándonos un testimonio inquebrantable de ese tiempo."
        
 
Al acercarse otro 6 de agosto, quisiera contarles una pequeña historia sobre Hiroshima y mi persona:
 
Cuando era joven probablemente no era totalmente atípico al tener la Bomba (los años cincuenta fueron una época excelente para poner en mayúsculas lo que era importante) en mi cerebro, y no sólo mientras me acurrucaba bajo mi pupitre en la escuela cuando las sirenas afuera resonaban sus advertencias nucleares. Como muchos de mi edad, también soñaba con la bomba. Podía, en esas pesadillas, sentir su calor abrasador, ver su nube en forma de hongo que se elevaba en un horizonte distante, o verme en un paisaje devastado que nunca había vivido (excepto tal vez en novelas de ciencia ficción).
 
Por cierto, mis sueños no eran nada comparados con los de los máximos estrategas de EE.UU. quienes, en documentos secretos del Consejo Nacional de Seguridad a comienzos de los años cincuenta, descendían a la morgue de la historia futura, imaginando la vida en este planeta como un eterno holocausto potencial. Escribieron en esos documentos sobre la posibilidad de que 100 bombas atómicas, lanzadas sobre objetivos en EE.UU., podrían matar o herir a 22 millones de estadounidenses y de un "golpe" estadounidense que podría llevar a la "destrucción total" de la Unión Soviética.
 
El momento terrible…Y fueron cicateros en comparación con los máximos mandamases militares quienes, en 1960, argumentaron sobre el primer Plan Operacional Único Integrado para estrategia nuclear. En él, se presentó un guión para el lanzamiento de más de 3.200 armas nucleares contra 1.060 objetivos en el mundo comunista, incluidas por lo menos 130 ciudades que, si todo iba bien, cesarían de existir. Cálculos oficiales, aunque confidenciales, de posibles víctimas de un tal ataque - y para entonces, el armamento nuclear y sus sistemas de lanzamiento se habían hecho mucho más poderosos - ascendían a 285 millones de muertos y 40 millones heridos (y eso probablemente subestimó los efectos de la radiación).
 
Desde el Consejo Nacional de Seguridad y el Pentágono a las pesadillas de un adolescente, una obsesión estadounidense con la aniquilación global indudablemente llegó a un clímax cuando el presidente Kennedy salió al aire el 22 de octubre de 1962, para decirnos que estaban preparando instalaciones de misiles soviéticos en la isla de Cuba con "una capacidad de ataque nuclear contra el Hemisferio Occidental." Al escuchar su discurso, los estadounidenses por doquier imaginaron una confrontación nuclear que podría dejar en ruinas partes del país. Los temores nucleares, sin embargo, comenzaron a desvanecerse (incluso mientras crecían los arsenales nucleares de las superpotencias) cuando la Crisis de los Misiles Cubanos fue mitigada y, junto con las pruebas nucleares, pasó a ser subterránea después de la firma del Tratado de Prohibición de Pruebas Nucleares en 1963. Entonces, por cierto, la Guerra de Vietnam parecía tragarse al mundo.
 
En 1979, después de la fusión del núcleo del reactor de una planta nuclear en Three Mile Island en Pennsylvania, volví a pensar en la bomba de manera extraña. En aquel entonces era editor de libros y fui a almorzar con una posible autora que había estado en uno de los paneles de investigación creados por la Comisión sobre el Accidente de Three Mile Island del presidente que había sido establecida por Jimmy Carter. Me habló de un periodista japonés que testificó ante su panel. Había entrevistado a las madres de niños chicos y mujeres embarazadas que habían sido evacuadas tardíamente de la zona potencial de peligro a una pista de hielo fuera de uso en la capital del Estado, Harrisburg. Ninguna de ellas había oído hablar de Hiroshima o Nagasaki.
 
La tragedia sigue latente en Hiroshima. Quedé tan sorprendido que decidí buscar un libro que publicar sobre lo que había pasado en esos días de agosto 1945 cuando dos ciudades japonesas fueron aniquiladas por una nueva arma y había comenzado la era nuclear. Con la ayuda de un historiador y amigo terminé por encontrar un libro japonés de imágenes hechas por sobrevivientes de Hiroshima, pocos de ellos artistas, a veces con materiales escolares prestados por sus propios nietos. Cada dibujo captaba un momento vivido en ese terrible día en el que Hiroshima fue aniquilada e iba acompañado por una pequeña descripción personal. Muchas de las imágenes eran pinturas al pastel, o incluso lápiz, y se veían llenas de vida hasta que se leían las terribles historias que las acompañaban. El libro se llamaba "Fuego Inolvidable" y jugó un pequeño papel en el masivo movimiento antinuclear que surgió en esos años. Por desgracia - y eso nos dice algo - hace tiempo que está agotado.
 
Un par de años después fui invitado por editores japoneses a visitar su país. Sólo a mi llegada descubrí que el hombre que había dirigido la publicación de "Fuego Inolvidable" - y quien se había sorprendido al descubrir que un editor estadounidense haya querido publicar la traducción - quería llevarme a Hiroshima.
 
Como antiguo soñador atómico, que ahora sabía mucho sobre la historia del lanzamiento de la bomba y, sobre todo, quien era el editor de lo que posiblemente era el único historial visual comercial en EE.UU. de lo que había sucedido bajo la nube en forma de hongo, me emocionó el gesto, pero en cierto modo me aburría la idea. Después de todo, entonces Japón era deslumbrante. Era la era de la manía de "Japón como número uno" y había tanto que ver en unos breves días - y yo, claro está, sabía bastante de lo que había que saber sobre la experiencia del primer bombardeo atómico. Así de tonto era.
 
El viaje al Museo del Memorial de la Paz de Hiroshima con su fiambrera de niño caramelizada y con sombras humanas grabadas para siempre fue, por decir lo menos, inenarrablemente horripilante. En los hechos, me dejó literalmente sin habla, tanto que, aunque volví a Nueva York parloteando sobre Japón, descubrí que, durante mucho tiempo, no pude hablar sobre lo que había visto en Hiroshima.
 
Y tomad en cuenta que eso fue sólo el museo, lo que significa que no era casi nada en comparación con lo que sucedió ese día. Cuando los estrategas estadounidenses comenzaron confiadamente en los años cincuenta, en la famosa frase de Herman Kahn, a "pensar lo impensable," ellos, también, carecían de toda idea de que eran incapaces de imaginar. En general, todavía no lo son. Como señala la colaboradora regular de TomDispatch, Frida Berrigan, las armas que devastaron Hiroshima y Nagasaki son el equivalente de perdigones en comparación con lo que existe ahora en los principales arsenales de este planeta. De modo que, ¡que sueñes con los angelitos en este Día de Hiroshima! Tom
 
Hace sesenta y cuatro años: ¡No más guerra nuclear!
 
Reflexiones sobre Hiroshima y Nagasaki en nuestro mundo
 
Frida Berrigan
 
No puedo evitarlo. Todavía pienso que vale la pena mencionarlo, aunque lo haya sido durante 64 años. Hablo, claro está, del exterminio atómico, al final de una terrible guerra destructora del mundo, de dos ciudades japonesas, Hiroshima y Nagasaki, el 6 y el 9 de agosto de 1945, cuyos aniversarios - como si fuera la palabra adecuada para el tema - tienen lugar una vez más.
 
Al hacerlo, por lo menos, sé que no soy una estadounidense típica: Hiroshima y Nagasaki me parecen demasiado reales. Como hija de activistas antinucleares, crecí prestando atención a dos fechas significativas en la historia de EE.UU. - el día en el que Enola Gay, la superfortaleza B-29 con el nombre de la madre del piloto, lanzó Little Boy, una bomba explosiva de uranio de 5 toneladas, sobre Hiroshima; y el momento, tres días después, cuando otro avión, bautizado humorísticamente Bock's Car (por su piloto original), lanzó Fat Man [Hombre gordo] (un apodo que supuestamente le fue dado en honor del antiguo primer ministro británico Winston Churchill), una bomba más compleja por implosión de plutonio, sobre Nagasaki.
 
Cuando era pequeña, como preparación para esas fechas - y al hacerlo éramos verdaderamente una minoría en una minoría en este país - mostramos películas que documentan las secuelas de los bombardeos atómicos. Hasta la fecha, puedo recordar como enhebraba nuestro viejo proyector de 16 mm y como luego veíamos esas secuencias espantosas, temblorosas, granulosas, en blanco y negro sobre ciudades arruinadas y cuerpos arruinados que llenaban la pared de la sala de estar, mientras una de esas sombrías voces masculinas narraba los hechos.
 
De modo que ahora, al aproximarse el 64 aniversario de tantas muertes y cuando pensar lo impensable sigue estando incomprensiblemente de moda, parece que vale la pena recordar una vez más lo que significa cuando lo impensable se hace realidad.
 
El recuento de los muertos
 
"EE.UU. sigue manteniendo un arsenal nuclear estimado en 5.200 ojivas - de las cuales aproximadamente 2.700 son operacionales (y el resto está en reserva), mientras el gobierno de Obama gastará más de 6.000 millones de dólares en la investigación y desarrollo de armas nucleares sólo en este año".
En Hiroshima la inmensa bola de fuego y explosión de Little Boy mató instantáneamente entre 70.000 y 80.000 personas. Otras 70.000 fueron seriamente heridas. Como escribe Joseph Siracusa, autor de "Nuclear Weapons: A Very Short Introduction,": "En un terrible momento, fue destruido... un 60% de Hiroshima. Se calcula que la temperatura de la explosión llegó a más de un millón de grados centígrados, que inflamó el aire circundante, formando una bola de fuego de cerca de 250 metros de diámetro."
 
Tres días después, Fat Man estalló a 560 metros sobre Nagasaki, con la fuerza de 22.000 toneladas de TNT. Según "Hiroshima and Nagasaki Remembered," un sitio en la Web sobre los bombardeos desarrollado para jóvenes y educadores, 286.000 personas vivían en Nagasaki antes del lanzamiento de la bomba; 74.000 fueron muertas instantáneamente y otras 75.000 fueron gravemente heridas.
 
Aparte de los que murieron de inmediato, o poco después de los bombardeos, decenas de miles más sucumbieron por envenenamiento por radiación y otras enfermedades provocadas por la radiación en los meses, y luego años, que siguieron
 
En un artículo escrito mientras enseñaba matemática en la Universidad Tufts en 1983, Tadatoshi Akiba calculó que, hasta 1950, otras 200.000 personas habían muerto como resultado de la bomba de Hiroshima, y 140.000 más murieron en Nagasaki. El doctor Akiba fue más tarde elegido alcalde de Hiroshima y se convirtió en un franco proponente del desarme nuclear.
 
Supervivencia en Hiroshima
 
Los que de alguna manera lograron sobrevivir se llaman Hibakusha, lo que significa literalmente "los que fueron bombardeados." La mayoría de los habitantes de las dos ciudades que milagrosamente subsistieron a esos calurosos y terribles días de agosto tienen, si están vivos, unos setenta u ochenta años, y siguen relatando sus singulares historias de horror, destrucción y supervivencia. Sus llamados urgentes por la paz, el desarme, y la expiación a menudo no son escuchados por la cultura estadounidense del Siglo XXI que a menudo parece recordar apenas lo que sucedió la semana pasada, mucho menos hace 64 años. Con el pasar de los años muchos de ellos han viajado a EE.UU. a contar sus historias y a mostrar sus cicatrices, exigiendo que nunca olvidemos y que el mundo trabaje hacia el desarme nuclear.
 
Akihiro Takahashi tiene 77 años, pero parte de él será siempre el muchacho de 14 años haciendo fila con sus compañeros de clase el 6 de agosto de 1945, a menos de una milla del lugar en el que detonó Little Boy. Todavía recuerda cómo él y sus compañeros fueron derribados por la explosión. Cuando volvió a levantarse: "sentí que la ciudad de Hiroshima había desaparecido repentinamente. Luego me miré y vi que mi ropa se había convertido en harapos debido al calor. Probablemente me quemé en la parte trasera de la cabeza, en mi espalda, en ambos brazos y piernas. Mi piel se despellejaba y colgaba."
 
Desde entonces, Takahashi ha sufrido muchas operaciones y pasado incontables horas en el hospital para reparar el daño causado en ese solo instante. Esa mañana de agosto, comenzó a caminar a casa - aunque quedaban pocas casas en la ciudad arrasada - deteniéndose para calmar el terrible calor y el dolor de sus quemaduras en el Río Ota que pasa por Hiroshima.
 
Por el camino, encontró a amigos heridos, entre ellos un niño con terribles quemaduras en la planta de sus pies, a quien llevó consigo. "Cuando estábamos descansando porque estábamos tan agotados," relató en una historia oral, "encontré al hermano de mi abuelo y a su mujer, en otras palabras, tío abuelo y tía abuela, que venían hacia nosotros. Fue una verdadera coincidencia... Tenemos un proverbio sobre el encuentro con Buda en el Infierno. Mi encuentro con mis parientes en ese momento fue precisamente como eso. Me parecieron ser Buda vagando en el verdadero infierno."
 
"Jigoku de hotoke ni au you" es la frase. En castellano, el equivalente sería "un oasis en el desierto," algo raro que suministra mucho alivio. No hubo muchos oasis semejantes ese día en Hiroshima.
 
Imágenes de Nagasaki
 
La historia de Akihiro Takahashi (de la cual lo mencionado es sólo una pequeña parte) es sólo una de muchos miles - y difícilmente una de las más sombrías. Por cierto, entre 80.000 y 140.000 historias fueron llevadas a sus tumbas con sus protagonistas durante ese día. Junto con las historias que pudieron ser contadas, había también las fotografías que nos ayudan a imaginar lo inimaginable.
 
Yosuke Yamahata tenía 28 años y trabajaba para el Buró de Información Noticiosa japonés en agosto de 1945. Junto con Eiji Yamada, pintor, y Jun Higashi, escritor, fue enviado a Nagasaki devastada por los militares japoneses, sólo horas después de la explosión de Fat Man y se le instruyó que "fotografiara la situación para que sea lo más útil posible para la propaganda militar."
 
Su tren llegó en medio de la noche a los suburbios de la ciudad arruinada. Yamahata describe la escena como sigue: "Recuerdo vívidamente el aire frío de la noche, y el hermoso cielo estrellado... Un viento cálido comenzó a soplar. Aquí y allá en la distancia vi numerosos pequeños fuegos, como fuegos fatuos, al rojo vivo. Nagasaki había sido completamente destruida." Al salir el sol, Yamahata había llegado al centro de lo que ya no era una ciudad. Con el pasar del día, volvió sobre sus pasos, sacando fotografías en el trayecto de la carnicería y de la destrucción hasta volver a la estación de ferrocarriles.
 
Ese día sacó en total 119 fotografías, capturando algunas de las imágenes más inolvidables y duraderas de la era atómica. En una de ellas, un niño ensangrentado que sujeta una bola de arroz mira fijo hacia el fotógrafo, con su cabeza cubierta por una capucha para ataques aéreos (una tela oscura que los militares japoneses entregaban a los civiles y les decían que los protegería contra las bombas estadounidenses); en otra; una mujer de aspecto extenuado alimenta a un bebé fuertemente quemado.
 
En casi cada imagen, el suelo está cubierto de cuerpos quemados y extremidades dispersas, artículos domésticos, escombros y trozos de madera. Mientras caminaba por la ciudad ausente, la gente gritaba pidiendo agua o ayuda para recuperar cuerpos enterrados en los escombros. "Tal vez sea imperdonable," reflexionó Yamahata, "pero en realidad, entonces estaba totalmente calmo y compuesto. En otras palabras, tal vez simplemente era demasiado, demasiado enorme para absorberlo." Al volver a Tokio, Yamahata aprovechó la confusión general que rodeaba la rendición japonesa a los estadounidenses y logró conservar sus negativos, en lugar de entregarlos a sus superiores.
 
Un puñado de sus imágenes fueron publicadas en periódicos japoneses a fines de agosto de 1945, antes de la llegada del ejército estadounidense y del comienzo de la ocupación. En octubre de 1945, las autoridades de ocupación impusieron una prohibición de la fotografía de los lugares atómicos y de la publicación de todas las historias relacionadas con las explosiones atómicas (y de las imágenes que iban con ellas). La mayor parte de las fotografías de Yamahata de Nagasaki no fueron vistas hasta 1952, después que Japón volvió a ser una nación independiente y la revista Life publicó algunas de sus fotos de Nagasaki. Ese mismo año casi todas las fotografías de Nasagaki fueron publicadas en Japón bajo el título "Atomized Nagasaki: The Bombing of Nagasaki, A Photographic Record." El libro incluye dibujos de Eiji Yamada y un ensayo de Jun Higashi, sus dos compañeros en Nagasaki ese día.
 
En la introducción, Yamahata escribió: "La memoria humana tiene una tendencia a disiparse y un juicio crítico a desvanecerse con los años y con los cambios en el estilo de vida y las circunstancias... Estas fotografías seguirán presentándonos un testimonio inquebrantable de ese tiempo."
 
Recuerdo
 
Cuando era joven, para impedir que la memoria se "desvaneciera" nuestra familia y nuestros amigos marcaban el aniversario de esos días terribles en un país distante con una manifestación o vigilia. A menudo, terminábamos con una ceremonia de recuerdo, haciendo flotar lámparas de papel en el agua en honor de los que murieron.
 
Sin duda alguna, no pasaría por ser un despreocupado anochecer estadounidense de verano, pero incluso como pequeña llegué a sentirme como si conociera personalmente a algunos de esos supervivientes de la bomba atómica - la experiencia de Akihiro Takahashi, las fotografías de Yosuke Yamahata, y tal vez lo más cercano a mi corazón, la historia de Sadako Sasaki.
 
El libro para niños "Sadako and the Thousand Paper Cranes" [Sadako y las mil grullas de papel], escrito por
 
Eleanor Coerr, me acercó a una niña cuya vida fue cercenada por la bomba atómica de mi gobierno mucho antes de mi nacimiento. Yo era entonces una niña regordeta, sedentaria, y por lo tanto me sentí extrañamente perpleja y confusa ante el profundo amor de Sadako por las corridas.
 
Ella tenía sólo dos años cuando Little Boy estalló sobre su ciudad, pero ocho o nueve cuando el libro comienza, impaciente e incómoda con todas las ceremonias obligatorias relacionadas con el aniversario de la bomba en Hiroshima. No le gustaba mirar a los sobrevivientes ni quería escuchar las terribles historias. Todo lo que quería era correr. Ligera, atlética, y popular, Sadako se unió a una competencia el mismo día del aniversario de la destrucción de su ciudad y, cuando no pudo terminarla, fue llevada al doctor sólo para descubrir que tenía "enfermedad de la bomba atómica" - en su caso, leucemia.
 
En el hospital, una amiga le recordó una antigua creencia japonesa: si doblas 1.000 grullas de papel, los dioses te otorgarán un deseo. De modo que con la ayuda de sus compañeras de clase, comenzó a hacer precisamente eso. Desechos de papel, envoltorios de golosinas, papel impreso, todo se convirtió en pequeños pájaros origami de esperanza.
 
Con ella como inspiración, aprendí a doblar grullas de papel, practicando hasta que lo pude hacer con los ojos cerrados y logré doblarlas hasta que eran tan pequeñas como un guisante. Como los niños son niños, lo que me puede haber impresionado más era una amiga mía que podía doblar esos pájaros origami con los dedos de sus pies.
 
El 25 de octubre de 1955, cuando le faltaban 356 pájaros (cuenta Coerr) Sadako murió. Desde 1958, una estatua de Sadako sujetando una grulla doblada dorada ha estado puesta en el Memorial de la Paz de Hiroshima, cubierta de pequeños pájaros de papel enviados por niños de todo el mundo, un símbolo de paz.
 
Hiroshima y Nagasaki hoy
 
Sesenta y cuatro años después de Hiroshima y Nagasaki, necesitamos más que símbolos de paz. Por sí solo, doblar grullas de papel no puede, desgraciadamente terminar con la amenaza de una guerra nuclear. Los recuerdos de la destrucción se desvanecen, loa hikabusha envejecen y mueren, las imágenes obsesionantes terminan en libros almacenados en las bibliotecas.
 
Mientras tanto, el terror a la aniquilación nuclear - tan agudo en ciertos momentos durante el largo enfrentamiento de las superpotencias en la Guerra Fría - parece haber desaparecido casi por completo. Es una lástima, ya que la amenaza real de guerra nuclear sigue oculta pero potente. Las nueve potencias nucleares - EE.UU., Rusia, Francia, Inglaterra, China, Israel, Pakistán, India y Corea del Norte - tienen en conjunto más de 27.000 armas nucleares operacionales entre ellas, suficientes para destruir varios planetas del tamaño de la Tierra. Y en mayo, Mohamed ElBaradei, director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, advirtió que la cantidad de potencias nucleares podría duplicarse en unos pocos años a menos que el nuevo desarme sea una prioridad. ¿Puede sorprender por lo tanto que, según un reciente sondeo de opinión Rasmussen, uno de cada cinco estadounidenses crea que una guerra nuclear es "muy probable" en este siglo, y que más de la mitad, crea que es "probable"?
 
Lo impensable todavía está bajo consideración - incluso mientras el gobierno de Obama toma sus primeros pasos en la dirección correcta. En un discurso en Praga en abril, el presidente Obama apoyó públicamente el objetivo de buscar "paz y seguridad en un mundo sin armas nucleares." Después, su gobierno ha comenzado a tomar pasos modestos pero potencialmente importantes hacia ese objetivo, que incluyen: nuevas conversaciones con Rusia sobre reducciones nucleares mutuas, conversaciones iniciadas en el Senado sobre cómo hacer comenzar rápidamente la ratificación de la Prohibición Total de Ensayos, atascadas durante los últimos 10 años, y negociaciones para el también atascado Tratado de Reducción de Materiales de Fisión , imaginado como una prohibición internacionalmente verificada de la producción de materiales nucleares para armas.
 
Ahora mismo, sin embargo, el paisaje nuclear estadounidense - poco reconocido o discutido - sigue siendo sombríamente potente. Según el bien documentado Boletín de los Científicos Atómicos, EE.UU. sigue manteniendo un arsenal nuclear estimado en 5.200 ojivas - de las cuales aproximadamente 2.700 son operacionales (y el resto está en reserva), mientras el gobierno de Obama gastará más de 6.000 millones de dólares en la investigación y desarrollo de armas nucleares sólo en este año.
 
En algún punto a comienzos del próximo año, el gobierno completará un nuevo Estudio de la Postura Nuclear que delineará el papel que cree que las armas nucleares deberían tener en el panteón del poder estadounidense y, si el presidente cumple con sus declaraciones anti-nucleares, tal vez ese documente comience por lo menos a limitar los escenarios en los cuales semejantes armas podrían ser utilizadas. Mientras tanto, la política de EE.UU. sigue sin diferenciarse de lo que era en 2004, cuando el secretario de defensa Donald Rumsfeld firmó la Política de Empleo de Armas Nucleares. Decía, en parte, que EE.UU. posee armas nucleares con el propósito de "destruir los activos y capacidades críticas para hacer y soportar la guerra que una dirigencia de un potencial enemigo valoriza más y en las que se basaría para lograr sus objetivos en un mundo de posguerra." Releed esta frase una vez más, y pensad, ¿qué no sería bombardeado por EE.UU. según esa doctrina?
 
Tened también en cuenta que las bombas que aniquilaron dos ciudades japonesas y terminaron con tantas vidas hace 64 años esta semana, fueron insignificantes en comparación con las armas nucleares típicas de la actualidad. Little Boy era una ojiva de 15 kilotones. La mayor parte de las ojivas en el arsenal de EE.UU. actual son de 100 o 300 kilotones - capaces de aniquilar no una ciudad japonesa de 1945 sino una megalópolis moderna. Bruce Blair, presidente del World Security Institute y ex oficial de control de lanzamientos a cargo de Misiles Balísticos Intercontinentales Minutemen armados con ojivas de 170, 300 y 335 kilotones, señaló hace algunos años que, en 12 minutos, EE.UU. y Rusia podrían lanzar el equivalente de 100.000 Hiroshimas.
 
Es impensable. Parece inimaginable. Suena a hipérbole, pero hay que considerarlo como una verdad incómoda y necesaria. La gente de Hiroshima y Nagasaki y los niños de nuestro futuro necesitan que lo comprendamos y actuemos correspondientemente - 64 años demasiado tarde... y ni un minuto demasiado temprano.
 
 
*Frida Berrigan, Senior Program Associate en New America Foundation's Arms and Security Initiative, es la hija mayor de los activistas por la paz Liz McAlister y Philip Berrigan. Los dos se encontraron durante la Guerra de Vietnam, fundaron la comunidad de Jonah House a comienzos de los años setenta y pasaron once años de su matrimonio separados por sentencias de prisión resultantes de sus actividades antinucleares y por la paz. Phil Berrigan murió en 2002 a los 79 años.
 
**TeleSUR
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Introducción del editor de Tom Dispatch 

Ultima modificacion el Sábado, 08 de Agosto de 2009 04:13
Mas en esta categoria: Los pobres también lloran »
 
English Spanish Persian

Elija un Idioma
(traduccion automatica)

Radio Aca Los Pueblos

Diario Los Pueblos

Gentileza Tercer Camino


El Sagrado Corán a solo U$ 10

Para mayoristas, precio especial

099 462594

jprv2016@gmail.com

Charlas y foros de introducción con Pedro Ali Ribas.
islamamigo@gmail.com

Publicidad

 La Frase de Hoy

"Matan a los científicos nucleares, ya que quieren que nosotros, en esta región, seamos cantantes, bailarines y gente sin sentido que pasa sus noches y días sin hacer nada que valga la pena..."

Seied Nasrullah, jefe del Hizbullah del Líbano