Financial Times: Gran Bretaña y EEUU trabajaron juntos en el golpe contra Irán de 1953

golpe 1953 4 El periódico británico, basado en nuevos documentos desclasificados recientemente, ha revelado que Gran Bretaña y Estados Unidos colaboraron estrechamente para orquestar el golpe de estado en Irán de 1953, y derrocar al gobierno democráticamente elegido del primer ministro Mohammad Mosaddeq.

El periodista del Financial Times David J. Lynch, en su artículo publicado ha examinado cómo el Reino Unido arrastró a Estados Unidos en el golpe, denominado “Operación Ajax” por los estadounidenses y “Operación Boot” por los británicos.

El texto completo de su artículo es el siguiente:

“El gobierno británico, en 1952, insistió reiteradamente a EEUU para unirse en el golpe destinado a derrocar al primer ministro iraní Mohammad Mosaddeq, según los documentos recientemente desclasificados por el Departamento de Estado.

Los archivos ofrecen "la primera confirmación oficialmente difundida del objetivo expreso por Gran Bretaña a finales de 1952 de persuadir a Washington para ayudarle a expulsar a Mosaddeq", según dos académicos adscritos al Archivo Nacional de Seguridad, la organización de investigación independiente privada, que obtuvieron los documentos.

Los memorandos "Top Secret" del Departamento de Estado -incluido uno titulado "propuesta británica para organizar un golpe de estado en Irán"- también ofrecen nuevas ideas en la evaluación de la política iraní de Londres y la amenaza a los intereses británicos, que finalmente llevaron al golpe de estado de agosto de 1953 .

golpe 1953 2 Ese levantamiento contra el gobierno, apoyado por Gran Bretaña y EEUU derrocó a Mosaddeq, supuso el comienzo de más de dos décadas del gobierno autoritario del Shah Mohammad Reza Pahlavi y las amargas relaciones entre Teherán y Occidente.

En 1952, el gobierno británico de Winston Churchill estaba desesperado por recuperar el control de la industria petrolera de Irán, la cual Mosaddeq había nacionalizado el año anterior "por prácticamente cualquier medio disponible, incluida la acción militar" escribieron Malcolm Byrne del Archivo de Seguridad Nacional y Mark Gasiorowski de la Universidad de Tulane.

A partir de octubre, las autoridades británicas y estadounidenses se reunieron al menos en tres ocasiones para debatir sobre las perspectivas dirigidas a derrocar el gobierno de Mosaddeq. Sir Christopher Steel, el segundo oficial de la Embajada británica en Washington, lanzó la idea a las renuentes autoridades de EEUU.

En los últimos años, el gobierno británico ha presionado repetidamente a las autoridades de Estados Unidos para proteger de la vista del público cualquier confirmación oficial de los esfuerzos de Londres de expulsar al gobierno iraní.

Los documentos hechos públicos el martes quedaron al margen del reciente volumen de 1.007 páginas liberado por el Departamento de Estado lanzado como parte de su la continua serie de "Relaciones Exteriores de Estados Unidos". Byrne y Gasiorowski apelaron contra la decisión del gobierno de mantener los documentos clasificados.

Antes de recibir una respuesta oficial, el Sr. Gasiorowski descubrió los expedientes en los archivos del Gobierno, en el College Park, Maryland. El relato del golpe del 26 de noviembre de 1952 fue desclasificado el 17 de mayo, un mes antes de que el nuevo volumen del Departamento de Estado fuera publicado.

Unos documentos relacionados del 3 de diciembre de 1952 indicaban que no iba a ser desclasificada hasta que el gobierno británico lo aprobara, o en 2025. Los estudiosos se quejaron de que el gobierno británico controlaba lo que EEUU podía conocer acerca de la participación de su propio gobierno.

No está claro si Londres fue consultado respecto a la liberación de los documentos de 1952, añadieron.

La administración Truman había resistido a los llamamientos iniciales de Gran Bretaña para actuar contra Mosaddeq, el cual había expulsado a los diplomáticos británicos y al personal de Inteligencia varios meses después de la nacionalización de los yacimientos petrolíferos.

A finales de 1952, los británicos habían modificado su versión, haciendo hincapié en la necesidad de sacar a Mosaddeq para luchar contra el "comunismo en Irán", según indican los documentos. El presidente Harry Truman y Dean Acheson, secretario de estado, todavía se negaban a respaldar el golpe, prefiriendo trabajar con Mosaddeq.

Pero Paul Nitze, que encabezaba la poderosa política de Estado, sugirió que los planificadores del golpe en Irán primero organizaran una "campaña" contra el Ayatolá Kashani Abolqasem Kashani, un líder opuesto a la participación británica en la industria petrolera de Irán, y al Partido comunista Tudeh.

Funcionarios británicos, cortésmente, rechazaron esa propuesta y, reconociendo que la administración Truman estaba en sus últimas semanas, presionaron a EEUU a tomar una decisión. "El mejor momento para un golpe sería en la primavera", señaló Sir Christopher Said, según la nota del 3 de diciembre, concluía el artículo del Financial Times.

golpe 1953 3 No es preciso decir que, según se evidencia en el artículo anterior, una vez más el argumento de Irán está apoyado en que Washington y Londres desempeñaron un papel esencial en el golpe.

Stephen Kinzer escribió en “Todos los hombres del Shah: Un Golpe de Estado Norteamericano y las raíces del terrorismo en Oriente Medio” que el golpe de estado de 1953 fue la primera vez que los EEUU utilizaron la Agencia Central de Inteligencia estadounidense para derrocar un gobierno civil elegido democráticamente.

Según Kinzer, el gobierno de Eisenhower consideró la Operación Ajax como un éxito, teniendo un "efecto inmediato y de gran alcance". La CIA repitió el modelo al año siguiente y organizó un golpe en Guatemala, derrocando a Jacobo Arbenz Guzmán, el cual había nacionalizado las tierras de cultivo.

En el año 2000, en un esfuerzo por mejorar las relaciones con Irán, la entonces secretaria de Estado, Madeleine Albright, reconoció que EEUU había "desempeñado un papel importante" en el derrocamiento de Mosaddeq, señalando que "el golpe fue claramente un revés para el desarrollo político de Irán; y es fácil entender ahora por qué muchos iraníes siguen ofendidos por esa intervención de Estados Unidos en sus asuntos internos”.

El presidente Barack Obama realizó algunas observaciones el 4 de junio de 2009 en El Cairo, lo que evidencia claramente que EEUU tuvo un papel central en el golpe contra el gobierno "elegido democráticamente".

"Esta cuestión ha sido una fuente de tensiones entre Estados Unidos y la República Islámica de Irán. Durante muchos años, Irán se ha caracterizado en parte por su oposición a mi país, y de hecho existe una historia tumultuosa entre nosotros. En medio de la Guerra Fría, EEUU jugó un papel en el derrocamiento de un gobierno iraní democráticamente elegido", reconoció Obama.

En el mismo discurso, también declaró: "He dejado claro a los líderes y al pueblo de Irán que mi país está preparado para seguir adelante. La cuestión, ahora, no es aquello a lo que Irán se opone, sino más bien qué futuro quiere construir". Sin embargo, sus acciones y las de su sucesor mostraron más tarde otra cosa, y las acciones hablan más claramente que las palabras.

Publicado por: IRNA

 

logo fundacion o  hispantv logo2  islamfoto