Rompe el silencio el todavía primer ministro de El Líbano, Saad Hariri. Finalmente, después de ocho días decidió a hablar, pero para dejar las cosas igual o peor.

Pero ahora con una ventaja, cada vez más se inclina la balanza para indicar que la causa de su renuncia y desaparición de El Líbano, es y se llama, Arabia Saudí.

La conducta, las contradicciones que más adelante veremos, las apariciones en televisión, las declaraciones de las autoridades libanesas, las publicaciones de los medios más grandes del mundo, apuntan a que el primer ministro, está prácticamente, acorralado, detenido y amenazado pero no por Irán como él dice, sino por Arabia Saudí, donde se encuentra y desde donde ha ido soltando las confusas piezas de este macabro rompecabezas (por cierto, aclaro, digo aún primer ministro, porque el propio presidente libanés, Michel Aoun, no reconoce su renuncia).

En este programa comenzaremos con preguntas muy precisas porque parece ser que quien ideó todo esto, cree que el público es tonto y se le puede manipular su opinión. Quiero empezar con una serie de cuestiones rápidas sobre la oscura entrevista para hacer un ejercicio de lógica y de análisis semántico, para que así a todos nosotros nos quede más clara la situación que se está viviendo.

Primero que nada: ¿Quién autorizó que Hariri pudiera utilizar la televisión saudí para emitir su mensaje? Si dice que huyó porque es amenazado por Irán, entonces ¿por qué ahora dice que va a volver? ¿Huyó por miedo y regresa por valiente? esto es una contradicción.

El presidente de El Líbano dijo que no se le puede llamar por teléfono, tiene restricción de llamadas, ¿Quién tiene el poder de restringirle las llamadas telefónicas a una persona en Arabia Saudí? ¿Por qué todos los diplomáticos que lo visitan de diferentes países, como Rusia, Europa, salen con la boca cerrada y no quieren decir qué está pasando, si está arraigado, detenido o por qué no puede salir de su casa?

El primer ministro Hariri dice textual: “Estoy aquí en el reino libre y tengo la capacidad de abandonarlo en cualquier momento, pero no quiero que mi familia vuelva a vivir lo que yo viví cuando mi padre fue asesinado”, está diciendo que si abandona Arabia Saudí, le puede pasar algo a su familia, ¿A quién le enojaría que el primer ministro abandone Arabia Saudí?

Porque el que supuestamente quiere matarlo, es precisamente lo que quiere, que abandone Arabia Saudí. Esta es otra contradicción. “No voy a permitir que nadie lance una guerra regional contra El Líbano”. ¿Cómo puede decir esto el primer ministro, si renunció y se fue del país? “Presenté mi renuncia para que hubiera un despertar”, ¿Un despertar de qué, si dejó en caos a su propio país? Todos sabemos que un capitán o el dirigente de un país abandona el barco hasta el último.

¿Qué clase de conducta sería la del primer ministro? ya que hacen un juramento para comprometerse que el país está primero, no lo personal. Vayamos a la entrevista, ¿Por qué se alcanza a ver en una imagen que hay una persona que le hace señas y que tiene hojas de papel? ¿Cuando eres entrevistado, te dan hojas de papel? ¿Por qué el primer ministro aparece con una conducta nerviosa, con ojos a veces extraviados? ¿Le podrían incluso estar dictando qué decir? Yendo ya más afondo, a las causas: Reuters, Washington Post, periódicos de Israel, el presidente de El Líbano, dicen que Hariri es víctima de Arabia Saudí y que lo amenazó o lo tienen detenido o en arraigo.

Pregunta: ¿Para qué quiere hacer esto Arabia Saudí? ¿Muchos medios mundiales denuncian ya, que como los grupos terroristas que apoyaba Arabia Saudí perdieron en Siria y en Irak, ahora Arabia Saudí busca otro campo para desestabilizar Oriente Medio: El Líbano? El propio periódico Haaretz de Israel, explica -se burla incluso- que lo que pasa es que Arabia Saudí está abriendo un nuevo frente contra Irán, y quiere que régimen de Israel le haga el trabajo sucio.

El secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasrolá, ha acusado a Riad de intentar forzar al régimen de Israel a una guerra contra su brazo armado en El Líbano. En El Líbano, muchos libaneses han gritado a Arabia Saudí, que regrese al primer ministro, porque si no, Hezbolá lo regresará.

¿Todo esto que escuchamos, son ya tambores de guerra? En Detrás de la Razón, se lo diremos y preguntaremos además. Recuerde que los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar.

Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los gobiernos ni los medios de comunicación. El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por Roberto de la Madrid

Publicado por: HispanTV

Fuente: Programa "Detrás de la Razón", HispanTV.

 

logo fundacion o  hispantv logo2  islamfoto