Los activistas de derechos humanos en EE.UU. condenaron los abusos cometidos por el régimen de Arabia Saudí.

Entre otros, por la limpieza étnica que está llevando adelante en su propio territorio; concretamente en la ciudad de Al-Awamiya de población mayoritariamente chií. El activismo le fue a “tocar la puertas” a su embajada en Washington, capital norteamericana, para decirle que respete los derechos humanos.

Activistas protestan frente a la embajada de Arabia Saudí en Washington. Entre ellos, Mustafá quien tiene razones para protestar. Hace un año el Gobierno decapitó a su primo el sheij Nimr Baqer al-Nimr y ahora su sobrino ha sido sentenciado a correr la misma suerte. Todo por ser parte de la resistencia en su natal Al-Awamiya una ciudad en Arabia Saudí.

Al-Awamiya es la ciudad saudí con una mayoría de población chií que está soportando literalmente una limpieza étnica a manos de su propio Gobierno.

Los manifestantes también protestaron contra el régimen de Riad por la guerra contra Yemen que va a su tercer año y ha dejado decenas de miles de muertos y destrucción.

Lo que indigna al activismo estadounidense, es el doble discurso que envía su Gobierno; cuando dice abogar por la libertad y los derechos humanos, pero a su vez mantiene una estrecha relación con el régimen de Riad.

Informó Alfredo Miranda, desde Washington, para HispanTV.

 

logo fundacion o  hispantv logo2  islamfoto