El presidente de la República Islámica de Irán, Hasan Rohani comenzó su discurso ante la 72ª Asamblea General de las Naciones Unidas.

rohani en onu 2017 El texto del discurso del presidente Rohani es el siguiente;

En el nombre de Dios, el Más Compasivo y Más Misericordioso

Excelentísimos Señores, Presidente de la Asamblea, Secretario general, Damas y Caballeros:

En primer lugar tengo el gusto de felicitar la elección del Presidente de la Asamblea General, así como a su Secretario General, el Sr. Guterres y desearles éxito en el cumplimiento de su alta responsabilidad.

Hace 4 meses, en las 12ª elecciones presidenciales de Irán, más de 41 millones de iraníes, el 71% de la población votante, mediante su asistencia a las urnas, una vez más expresaron su confianza en mi programa exigiendo moderación y respeto por los ¨derechos humanos, y la prosperidad y revitalización de la economía ¨ en cuanto a la política interior, y la adopción de un enfoque de ¨compromiso constructivo¨ en relación a la política exterior. Ese voto manifestó la madurez sociopolítica de una sociedad que ha experimentado la gobernabilidad libre y democrática desde hace sólo cuatro décadas. Ese voto no consistía simplemente en la elección de un presidente, sino en una gran inversión política por parte de una población que constituye nuestro mayor respaldo en la República Islámica de Irán.

Los derechos humanos y el derecho de ciudadanía, junto con los valores islámicos y la justicia, han significado las demandas más fundamentales del pueblo de Irán durante los últimos 150 años, y en especialmente tras la Revolución de 1979. Mi administración, durante la legislatura anterior, y paralelamente con el progreso de las negociaciones nucleares en la escena exterior, también se esforzó en la elaboración del derecho de ciudadanía en la escena interior, anunciando la ¨Carta de Derechos de la Ciudadanía¨ y notificándola para su correspondiente ejecución. La materialización de esa Carta representa las exigencias de un pueblo que se levantó contra los regímenes dictatoriales, aspirando a restablecer sus derechos y su dignidad humana después de 111 años, creando la Revolución Constitucional Persa, y hace 39 años protagonizó la Revolución Islámica con el fin de lograr su dignidad, excelencia humana y sus derechos.

Damas y caballeros:

Desde esta augusta tribuna mundial proclamo que la moderación es la conducta y la virtud de la gran nación de Irán. La moderación no es ni aislamiento ni hegemonía, y tampoco significa indiferencia ni intransigencia.

El camino de la moderación es el camino de la paz; una paz justa e integral: no la paz para una nación, y la guerra y los conflictos para los demás.

La moderación es libertad y democracia; pero de una manera inclusiva y comprensiva: no pretende promover la libertad en un solo lugar, mientras apoya a los dictadores en otros lugares.

La moderación es la sabiduría y la justicia, y no el extremismo. Y tampoco una mera pretensión de lucha contra el terrorismo en una región, favoreciéndolo en otra región.

La moderación es la negociación; una negociación basada en el respeto mutuo para alcanzar objetivos comunes, con un enfoque en el que ambas partes se beneficien.

La moderación es la sinergia de las ideas, no la danza de espadas.

Y finalmente, declaro que el camino de la moderación es la creación de estética. Las armas asesinas no forman parte de la belleza; las crueles sanciones no son hermosas; la justicia es hermosa. Nuestro enfoque va dirigido a la paz y a proteger los derechos de los pueblos, A nosotros no nos agrada la crueldad, y por eso apoyamos al oprimido; nosotros no amenazamos ni aceptamos las amenazas por parte de nadie; nuestro idioma es la lengua de la dignidad, y no soportamos el idioma de la intimidación; nosotros preferimos conversar, pero siempre y cuando el diálogo esté basado en el respeto mutuo y un posicionamiento recíproco.

En el mundo actual, la paz, la seguridad, la estabilidad y el progreso de todas las naciones están entrelazados. Resulta simplemente imposible que alguien aspire a alcanzar la estabilidad, la prosperidad y el desarrollo a largo plazo, mientras que los musulmanes en Yemen, Siria, Iraq, Bahréin, Afganistán, Myanmar y otros muchos lugares viven en la miseria, la guerra y la pobreza.

Señor presidente:

A lo largo de su historia, Irán ha sido el bastión de la tolerancia respetando las diversas religiones y etnias. Somos el mismo pueblo que rescató a los judíos de la servidumbre babilónica; abrimos nuestros brazos para dar la bienvenida y acoger a los cristianos armenios entre nosotros, y creamos el "continente cultural iraní", con una diversidad única de distintas religiones y etnias. Es el mismo Irán que ha ayudado históricamente a los oprimidos: hace siglos apoyamos los derechos del pueblo judío, y hoy insistimos en el restablecimiento de los derechos del pueblo Palestino. Irán sigue siendo el mismo país, anhelando la justicia y la tranquilidad.

En la actualidad, nosotros estamos en la primera línea de frente de la lucha contra el terrorismo y el extremismo religioso en Oriente Medio; y no por razones sectarias o étnicas, sino por un enfoque ético, humanitario y estratégico.

Irán no busca restaurar su antiguo e histórico imperio, ni imponer su religión oficial a otros; ni exportar su Revolución por la fuerza de las bayonetas. Nosotros creemos tanto en la profundidad de nuestra cultura, en la certeza de nuestra religión, en la tenacidad y longevidad de nuestra Revolución que nunca pretenderemos exportar esas virtudes en el marco de objetivos colonizadores en las mochilas de nuestros soldados.

Para promover nuestra cultura, civilización, religión y revolución, entramos en los corazones y conversamos con razones. Recitamos nuestra poesía y nos dedicamos al discurso sobre nuestra filosofía; y dirigimos con sabiduría elocuente.

Nuestros poetas, nuestros místicos y nuestros filósofos son nuestros embajadores. Hemos cruzado a las orillas de este lado del Atlántico a través de Rumi, y extendido nuestra influencia en Asia por medio de Saadi. Ya hemos conquistado al mundo con Hafez; por lo tanto, no necesitamos nuevas conquistas.

Este llamamiento a la moderación es el de una nación que se ha comprometido con ella, no solamente en palabras sino en la práctica.

El Acuerdo Nuclear es la mejor muestra de la veracidad de nuestras afirmaciones.

El Plan Integral es el resultado de dos años de intensas negociaciones multilaterales, cuyo resultado ha sido protegido por la comunidad internacional y respaldado por el Consejo de Seguridad, convirtiéndose en una parte de la Resolución 2231. Como tal, pertenece a la comunidad internacional en su totalidad, y no solo a uno o dos países.

El Plan Integral es un nuevo modelo para las interacciones globales; interacciones basadas en el compromiso constructivo mutuo entre todos nosotros y el universo entero. Hemos abierto nuestras puertas a la interacción y a la cooperación. Hemos concluido decenas de acuerdos de desarrollo con países avanzados, tanto del Este como del Oeste. Desafortunadamente, algunos se han privado de esta oportunidad única. Ellos han impuesto sanciones realmente contra sí mismos, y ahora se sienten engañados. Mientras, nosotros, ni hemos sido engañados ni engañamos a nadie. Nosotros mismos hemos determinado el alcance de nuestro programa nuclear. Nosotros hemos logrado la disuasión nuclear, no por medio de armas nucleares, sino a través de nuestro conocimiento y - lo que es más importante–, a través de la resistencia de nuestro pueblo. Este es nuestro talento y nuestro enfoque. Algunos han afirmado haber impedido que Irán tuviera armas nucleares, que nunca ha tenido; armas que hemos rechazado de manera continua y con voz alta. Y, por supuesto, nosotros no estábamos y no estamos angustiados por renunciar a una opción que de hecho nunca tuvimos ni pretendimos. Resulta reprochable que el régimen sionista, que amenaza la seguridad regional y global con su arsenal nuclear y no está comprometido con ningún instrumento o salvaguarda internacional, tiene la audacia de predicar a las naciones pacíficas.

Damas y caballeros:

Imagínense por un minuto en qué estado quedaría Oriente Medio sin el Acuerdo Nuclear. Imaginemos que junto con las guerras civiles, el terror Takfirí, las crisis humanitarias y las complejas crisis sociopolíticas en Asia Occidental, existiera una nueva crisis nuclear. ¿Cómo nos iría a todos?

Declaro ante ustedes que la República Islámica de Irán no será el primer país en violar el acuerdo; pero responderá de manera decidida y apropiada ante su violación. Será una gran pena que el acuerdo sea destruido por los "ignorantes" recién llegados al mundo de la política: el mundo habrá perdido una gran oportunidad. Pero esa medida nunca impedirá el curso del progreso y los avances de Irán. Al violar sus compromisos internacionales, la nueva administración estadounidense sólo destruye su propia credibilidad ante los pueblos y las naciones, y socava la confianza internacional ante cualquier compromiso o negociación con ellos.

Damas y caballeros:

La República Islámica de Irán patrocinó la Iniciativa de la Unidad Mundial en contra de la Violencia y el Extremismo en esta Asamblea. Consideramos que el diálogo y las negociaciones positivas para todas las partes son el único camino hacia la resolución de las crisis mundiales y regionales. Hemos tomado una decisión, conscientes de fortalecer las relaciones con nuestros vecinos y la región, con el objetivo de mejorar la cooperación con todos los países amigos. Es imposible navegar a través de los desafíos complejos y peligrosos en esta turbulenta fase global de transición sin expandir las interacciones y los intercambios, e institucionalizando el diálogo entre las naciones y estados.

La literatura ignorante, absurda y odiosa, llena de datos falsos y acusaciones ridículamente infundadas pronunciadas aquí en esta distinguida asamblea por medio del presidente de EEUU en contra del pueblo de Irán, no sólo era inapropiada para ser escuchada en las Naciones Unidas, sino que también contradecía las demandas de nuestras naciones del organismo mundial, que trata de reunir a los gobiernos para combatir la guerra y el terror.

Aquí mismo, subrayo que las capacidades de Defensa de la República Islámica de Irán, incluido nuestro potencial en materia de misiles, son únicamente medidas disuasivas y defensivas para el mantenimiento de la paz y la estabilidad regionales, así como la prevención de las tendencias aventureras de aspirantes irracionales. Los civiles de muchas de nuestras ciudades se convirtieron en blanco de los ataques con misiles de largo alcance de Saddam Hussein durante los 8 años de Defensa Sagrada y su agresión contra nosotros. Nunca permitiremos que nuestra gente vuelva a ser víctima de tales delirios catastróficos.

La inestabilidad y la violencia en nuestra región se exacerbarán a través de las intervenciones militares de actores extra-regionales, las mismas potencias que intentan vender, cada vez más, una mayor cantidad de sus armas mortales a otros estados, acusando a Irán de fomentar la inestabilidad. Quiero hacer hincapié en que la intervención extranjera y la imposición de tareas a la población de la región sólo ampliarán y profundizarán las crisis en nuestra región. Las crisis en Siria, Yemen y Bahréin no tienen soluciones militares y sólo pueden resolverse mediante el cese de hostilidades, y la aceptación de la voluntad y los deseos de sus poblaciones.

El Gobierno de Estados Unidos debe explicar a sus propios ciudadanos por qué, después de gastar miles de millones de dólares de los activos de los pueblos de América y de la región, en lugar de contribuir a la paz y la estabilidad, sólo ha causado guerras, miseria, y la expansión del terrorismo y extremismo en la región y en todo el mundo.

Damas y caballeros:

Durante los últimos 4 años, la economía de Irán demostró que tiene un potencial sin igual para el desarrollo y el crecimiento. Las sanciones económicas no pudieron detener a Irán, sino que solidificaron aún más la firmeza popular para fortalecer la producción nacional. El logro de la mayor tasa de crecimiento global del año pasado demostró que la economía iraní puede convertirse en la economía emergente más esperanzadora dentro de los próximos veinte años, con un potencial de crecimiento de miles de millones de dólares.

Nuestra política estratégica para lograr este crecimiento sostenible y equilibrado es una amplia asociación mundial. Tenemos la firme convicción de que el desarrollo y la seguridad sólo pueden crecer mancomunadamente, y que los intereses comunes pueden garantizar la seguridad regional y mundial.

Irán, disfrutando de las mayores reservas de gas y petróleo del mundo, está dispuesto a ayudar la seguridad energética mundial mediante una cooperación a largo plazo, y optimizar la capacidad de los corredores de tránsito internacionales a través de empresas conjuntas en proyectos de infraestructura marítima, ferroviaria y vial. El fortalecimiento de las infraestructuras económicas en los campos de gasoductos a escala nacional, la red eléctrica nacional y el transporte ferroviario y por carretera han permitido a diversas industrias producir con menores costes, con un fácil acceso a los mercados nacionales y regionales. Ahora, con el actual entorno jurídico propicio, muchas delegaciones de inversores extranjeros han llegado a Irán, lo cual ha conllevado a un número cada vez mayor de inversiones, inversiones conjuntas y acuerdos de financiación en diversos campos.

La política de mi gobierno es seguir mejorando constantemente el entorno empresarial, proteger los derechos de propiedad intelectual, mejorar continuamente los reglamentos de gobernabilidad y emprender una campaña sólida contra el lavado de dinero con el fin de mejorar el clima jurídico propicio para las inversiones empresariales y económicas en diversos ámbitos, así como empresas con base científica.

La voluntad firme de la nación iraní es construir un Irán libre y avanzado, y participar en el desarrollo de una región segura y estable basada en la ética y el respeto del derecho internacional. En este esfuerzo, acogemos con beneplácito la participación y cooperación de todos los inversores, intelectuales e innovadores de todo el mundo. Desde esta tarima mundial, y como representante del pueblo de Irán, que es mundialmente famoso por su hospitalidad, a todos aquellos que buscan la paz, la seguridad y el progreso a través de la cooperación y la colaboración entre las naciones, les invito a visitar Irán y a unirse a nosotros en la construcción de este futuro de esperanza.

Damas y caballeros:

Confiando en nuestra decisión colectiva de hace cuatro años ante esta asamblea general para hacer un Mundo Contra la Violencia y el Extremismo, nosotros podemos convertir el discurso de la imposición, el unilateralismo, la intimidación y la guerra en la lógica del diálogo, la sinergia y la paz de modo que la moderación pueda convertirse en la voz dominante en todo el mundo.

Les agradezco su atención.

Fuente: IRNA

 

logo fundacion o  hispantv logo2  islamfoto